martes, 1 de junio de 2010

- El Consejo Estatal Electoral en la mira ciudadana - Los Consejeros disputando espacios para sus amigos - Los enredos del jefe de Comunicación




Los Consejeros Electorales del IEPCT tienen ante sí un gran reto, deberán sacar de manera incuestionable el proceso electoral de 2012 que se antoja bastante polémico y complicado. Tendrán que hacerlo con una reforma electoral que ya está caminando con algunas iniciativas que ellos desconocen. Deberán garantizar transparencia y equidad, para generar la confianza que el electorado ha perdido.
Ante este gran reto los consejeros no parecen estar preocupados en los temas de interés que deberían ocupar su agenda electoral, algunos sólo llegan a cobrar sus dietas cada quincena. Otros están más ocupados en colocar a sus amigos en los puestos de dirección del instituto y en el turismo electoral, que en su preparación rumbo a la elección. Les absorbe más tiempo la grilla por los cambios en el IEPCT, que la unidad interna del órgano electoral, dañando con esta actitud la credibilidad del Instituto.
Un consejero de los nuevos lo primero que hizo aparte de solicitar la remoción de los integrantes de la Junta Estatal Ejecutiva, fue acercarse a la Dirección de Administración para ver cuánto iba a percibir de sueldo, y cuando le dijeron que 47 mil pesos, se inconformó porque en el 2009 había además un bono de 20 mil pesos. ¡Imagínense usted! este será uno de los árbitros en el próximo proceso electoral, ya les daré su nombre para que los partidos políticos sepan con quien tendrán que vérselas en el consejo.
La consejera Elidé Moreno Cáliz no ha quitado el dedo del renglón, exige la Dirección de Administración o la de Organización y Capacitación, dicen que tiene en fiscalización a la contadora Lucila Barrios Tamayo, para presentarla como propuesta para esa dirección. ¡Aguas! Ábranle las puertas a las ambiciones de los consejeros y el IEPCT terminará en una guerra civil. Esto va para el presidente, parafraseando al ideólogo priísta Jesús Reyes Heroles, “complacer a todos, es no gobernar a nadie”.
Lo que debiera preocuparle los consejeros, es su preparación en materia electoral, porque de plano algunos están más verdes que el nopal, y son los más activos al tratar de colocar a sus amigos en las puestos de mando del IEPCT. ¿Qué están haciendo para irse poniendo al día en sus conocimientos electorales, digamos, Jorge Montaño Ventura y Héctor Aguilar Alvarado? Ellos fueron a la ciudad de Mérida con gastos pagados por IEPCT, para observar el proceso electoral. Si viajaron con dineros públicos, a estas alturas ya debieron por lo menos, haber presentado un informe de sus actividades como observadores electorales o invitados especiales, los ciudadanos tienen el derecho de saber, qué fue lo que hicieron y cuál fue el aprendizaje obtenido en ese recorrido electoral. No deben olvidar los consejeros que los diputados los pusieron y un reclamo social puede hacer que sean removidos.
Es inmoral gastarse los recursos del IEPCT, con el pretexto de observar las elecciones en otros estados y tomarlo sólo para vacacionar con la familia. De Montaño se rumora que fue más ilusionado por reunirse con la plana mayor del PAN nacional, que por obtener algún provecho del proceso electoral. Claro, él sabe que sin el apoyo del PAN, por méritos propios nunca hubiese llegado al IEPCT. Ahora presume que le corresponde la Dirección de Administración, porque así lo negoció el partido que lo propuso. Hágame usted el favor.
Hace unos días el PVEM presentó una iniciativa al Congreso de Estado para reformar la Ley Electoral, y tal parece que ya tiene la venia del PRI, por lo tanto, es casi seguro que prospere. ¿Ya conocerán esa iniciativa los Consejeros Electorales? ¿Estarán preparando sus propuestas para la reforma electoral? En otros estados los consejeros hacen propuestas a sus congresos estatales y son tomados en cuenta para consensar las reformas electorales. Pero díganme usted, ¿Cómo podrían ser tomados en cuenta nuestros consejeros, si algunos andan más preocupados por obtener prebendas que por cumplir con sus funciones? Les preocupa más la lana del instituto que la trasparencia, la equidad y credibilidad del órgano electoral. Aclaro, hay honrosas excepciones.
…EL RECIEN estrenado vocero del instituto Román de la Cruz, no da una. Hace unos días se publicó en un diario local que el Presidente del Consejo Estatal, Alfonso Castillo Suárez, autorizó los bonos de marcha de los consejeros salientes. Esto es totalmente falso, pues los consejeros se despidieron del instituto el día 25 de febrero “locos de contentos” con su bono de marcha en el bolsillo, cuando el actual consejero presidente ni siquiera rendía la protesta de ley ante el Congreso del Estado, fue hasta el día 2 de marzo que se presentó ante el instituto. ¿Cómo podía entonces autorizar los bonos de marcha cuando todavía no asumía su encargo como consejero presidente? Lo de los bonos de marcha no son ninguna novedad, aquí En concreto… publicamos los montos el día 4 de marzo. El vocero ya debió por el bien de la institución electoral aclarar este rumor ante los medios, que presume controlar.
Y es que el tal Romancito viene de la SEDAFOP, donde cada rato amenazaba con renunciar para encarecer su estancia, pues presume ser una lumbrera en el campo de la comunicación. Se dice que está en la nómina de TVT, desde hace mucho, además se sospecha que también cobra en el IFE, pero curiosamente nunca estuvo en la nómina de la SEDAFOP. Toda una enredadera, el tipo ¿Será que trabajaba gratis? ¿O de qué manera cobraba sus servicios? Esto tendrá que aclararlo ya que ahora estará en la nómina del IEPCT y no puede cobrar en dos dependencias a la vez, además, si cobra en el gobierno del estado no garantiza imparcialidad en su función.
En la SEDAFOP sólo grababa todo lo realizado por esa dependencia y luego lo presentaba en su programa de TVT, acá las cosas son distintas, la institución electoral debe estar alejada de todo lo que pueda empañara su credibilidad, más en el caso de TVT que es un medio que siempre se ha manejado de manera parcial y tendenciosa y su actuación reprobable ya causó la anulación de una elección de gobernador en el año 2000. En fin, esta “lumbrera de la comunicación” tendrá que conducirse con total probidad, no se vale que por acciones poco claras le meta ruido al órgano electoral,
No todo está mal en el IECPT debemos reconocer lo que se está haciendo bien. Desde hace tres años el presidente del consejo gana igual que los demás consejeros, los anteriores cobraban como presidentes del Consejo Estatal y como presidentes de la Junta Estatal Ejecutiva. Además llegaban y de inmediato hacían los cambios en todas las direcciones, ahora se está valorando quienes están trabajando bien, para considerar su permanencia. Desde el punto de vista económico, la medida es buena, pues en otros tiempos se liquidaba al personal de manera ociosa sin mirar el menoscabo que causaban a las finanzas del IEPCT. En fin veremos.
joaquinperegrino@hotmail.com

1 comentario:

  1. Le saludo sr. Peregrino. coincido con ud. en varios criterios.

    ResponderEliminar